Originalmente se encuentra en el sureste de Asia, se puede encontrar creciendo emergiendo en troncos de árboles caídos y rocas en áreas húmedas. Esta especie también se encuentra a menudo en las orillas de los ríos inundados estacionalmente. Aunque los aficionados lo han denominado desde hace mucho tiempo en Vesicularia, el musgo de Java está en el género Taxiphyllum.

Esta es la especie de musgo más conocida en el mundo de la acuariofilia. Su mantenimiento es sencillo y se puede mantener incluso sin luz aunque por supuesto, temporalmente, pero no crecerá.

Para mantenerlo en óptimas condiciones en nuestro acuario tendremos que limpiarlo de vez en cuando succionando la suciedad con una manguera, pues entre sus tallos quedan anclados los diferentes desperdicios que circulan en el acuario, con los gambarios no hace falta ya que nuestras gambas son unas grandes limpiadoras y mantendrán nuestro musgo en perfectas condiciones.

 

Si aportamos todo lo que necesita en nutrientes el musgo de java es capaz de alcanzar un gran tamaño hasta llegar a cubrir todo el acuario si no lo controlamos. Al inicio de plantarlo le cuesta crecer debido a que tiene que aclimatarse. Sin embargo, una vez se ha aclimatado en nuestro acuario conseguiremos un ritmo de crecimiento bastante rápido.

 

Aunque puede tolerar temperaturas de hasta 29 grados, el musgo de Java crece más rápidamente y se ve más saludable en aguas más frías de alrededor de 24 grados.

 

Esta planta es poco exigente en cuanto a la iluminación, creciendo bien tanto en la luz alta como en la baja, la planta crecerá densa y exuberante, mientras que en la luz baja, la planta será más oscura y más delgada. Mientras que el CO2 y la fertilización mejorarán las tasas de crecimiento, este musgo también prosperará sin ellos. Para promover un color verde profundo y saludable, se recomienda la fertilización con hierro con un fertilizante líquido comercial.

 

Dependiendo del propósito de plantar tu musgo java en el acuario, hay diferentes maneras de incorporarlo.

La forma más sencilla es dejarlo como una planta flotante.

 

La mayoría de las personas prefieren que la planta se adhiera a algo para que se quede en un solo lugar. La propagación del musgo java es realmente simple. Cuando una pieza se corta de otra, continuará creciendo y formando más musgo java.

 

Para plantar el musgo debes colocarlo en una capa delgada sobre la roca o madera a la que deseas unirlo, y asegurarlo con hilo de pescar o hilo del mismo color.

 

Una vez que el musgo se ha adherido de forma natural, después de un mes más o menos, el hilo puede ser removido.

 

Vesiucularia dubyana - Musgo de java

SKU: PLANT525236
$200,00Precio

    Av. Centenario 911 - San Isidro

    Buenos Aires - Argentina - C.P. 1640

    Teléfono: (011) 4732-2627

    Celular:    (011) 3421-8129

    e-mail:      info@aqualife.com.ar

                      ventas@aqualife.com.ar

    © 2019 by Aqualife Aquarium Solutions.